Saturación de oxígeno “a la muñeca” de todos…

El vertiginoso desarrollo de la tecnología hace que eventos recientes nos parezcan distantes en el tiempo. Parece que han pasado decenios desde que Steve Jobs se mostró al mundo con su característico jersey de cuello alto y sacó de un bolsillo el aparato más revolucionario de las últimas décadas. Desde entonces los smartphones se han transformado en una pieza clave de nuestra actividad diaria, como si hubieran estado ahí toda la vida. Algo similar está ocurriendo con los Smartwatchs, que poco a poco se van convirtiendo en un monitor portátil de nuestra salud. 

     Del último modelo de los Apple Watch se destaca su habilidad de cuantificar la saturación sanguínea de oxígeno, a lo que obviamente se le dio importancia con el devenir de una pandemia que afecta principalmente la capacidad pulmonar de difundir oxígeno a la sangre.


De la guerra a la salud

     A finales de la primera guerra mundial los cambios de presión de oxígeno representaban un grave problema para los pilotos de los bombarderos europeos, ante lo cual se llevaron a cabo los primeros esfuerzos para obtener una medición correcta de la saturación arterial de dicho gas, aunque no fue sino hasta la década de los 80’s que se consiguió una medida fiable y que se extendió al campo de la medicina.

     Cada parte de nuestro cuerpo es recorrida por múltiples vasos sanguíneos: unos llevan sangre rica en oxígeno (arterias) y otros recogen la sangre cargada de dióxido de carbono y otros desechos metabólicos para eliminarlos por distintas vías (venas). Los dispositivos especializados en la medición de oxígeno están diseñados para fijarse en la sangre arterial y no en la venosa, pues con ella se obtiene una idea real del oxígeno que se está difundiendo a través de la membrana alveolo-capilar en los pulmones. Esta distinción la consiguen debido a que el sensor de los rayos de luz se fija, específicamente, en los que atraviesan la sangre de flujo pulsátil (característico de las arterias y no de las venas).

     En general, los dispositivos emiten luces roja e infrarroja, que atraviesan la estructura en la que se va a hacer la medición, que puede ser el lóbulo de la oreja, un dedo o, en caso de los Smart Watch, la muñeca. La hemoglobina (que funciona de vehículo) cargada de oxígeno absorbe la luz infrarroja y permite el paso de la roja; por el contrario, la hemoglobina desaturada absorbe la luz roja y deja pasar la infrarroja. Dependiendo del porcentaje de cada luz que llega a donde se encuentra el receptor, el aparato hace un cálculo del porcentaje de hemoglobina cargada de oxígeno, con un promedio habitual en personas sanas sobre 95%.


Palabras clave: oximetria de pulso, como mide el oxigeno el applewatch, medicion de la saturacion de oxigeno con el Apple watch, pusioximetria con el applewatch, oximentria con el Apple watch, oximetria con Smart watch Android, como funciona el Apple watch series 6, como mide el oxigeno,


Comentarios